logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

Latercera – 27 dicembre 2017

Los robots también pueden sentir miedo, y gracias a ello ser más inteligentes

 

Especialistas indujeron el nacimiento de emociones en un sistema de inteligencia artificial y demostraron que así se convierten en máquinas en más eficientes.

 
Bajo y presión y estrés, también los robots pueden tener miedo, como el hombre, y transformarse ante eso en más inteligentes.
 
Lo indica una investigación realizada en forma conjunta por científicos británicos e italianos en la Universidad Federico II de Nápoles, publicada en la revista Plos One.
 
Los especialistas detallaron que las emociones, de hecho, agudizan el ingenio y pueden convertir a las máquinas en más eficientes, como lo demostró la simulación que indujo el nacimiento de emociones en un sistema de inteligencia artificial.
 
A través del estudio del modo en que, en el curso de la evolución, los animales aprendieron a administrar el miedo y a tomar las decisiones adecuadas en las situaciones de estrés, los expertos reprodujeron en un sistema de inteligencia artificial una condición similar a la de un animal que corre el riesgo de encontrar predadores, mientras explora un territorio en la búsqueda de alimentos.
 
Inspirado en los circuitos neuronales del cerebro humano, el sistema permitió observar cómo evoluciona la capacidad de administrar situaciones riesgosas en una población virtual de robots.
 
Se observó que para reaccionar a un estímulo peligroso, el sistema de inteligencia artificial elije evitar el riesgo, elaborando un comportamiento de alejamiento.
 
“Es una actitud primordial asociada al miedo y que surge automáticamente tanto en los animales como en el hombre”, dijo a ANSA Orazio Miglino, que dirige el laboratorio Natural and Artificial Cognition (NAC) de la Universidad Federico II.
 
Incluso, agregó, “en el hombre hay una segunda fase de elaboración para comprender qué puede haber sucedido. Digamos que nuestros robots se detienen a la primera respuesta”.
 
En virtud del NAC y el Prisma Lab (Proyectos de Robótica para Industria y Servicios, Mecatrónica y Automatización), que, por ejemplo, construyeron al “robot pizzero”, la universidad de Nápoles es una de las más destacadas de Italia en materia de investigación sobre robots.
 
Esta nueva investigación es una de las primeras en evaluar el nacimiento de las emociones y su evolución en el comportamiento de las máquinas inteligentes y cómo eso, observó Miglino, “puede influir en sus prestaciones”.
 
El resultado podría contribuir a obtener robots más inteligentes porque, según reveló Daniela Pacella del NAC y de la Universidad de Plymouth, “las emociones están fuertemente conectadas a la memoria, a las decisiones, a las motivaciones y a la supervivencia”.
 
El estudio tiene incluso implicancias para el hombre: una red neuronal artificial capaz de aislar los circuitos emotivos de las otras funciones cognitivas podrá ayudar a identificar las áreas del cerebro implicadas en la génesis del miedo.
 
LEGGI ARTICOLO SU LATERCERA